La siniestralidad vial registra un mínimo histórico en 2013

MADRID, 10 de Enero de 2014.
· Noticias ·

Durante el año 2013, en las vías interurbanas españolas se han producido 994 accidentes mortales en los que han fallecido 1.128 personas y 5.206 han resultado heridas graves. Por lo que se ha producido un descenso del 16% en el número de accidentes, del 13,3% en el de víctimas mortales y 16% en el de heridos graves.

Estas cifras dadas a conocer por la Dirección General de Tráfico (DGT) son provisionales y se refieren únicamente a los accidentes mortales ocurridos en vías interurbanas y tomadas hasta las 24 horas de producirse el accidente. Previsiblemente las cifras definitivas con las victimas a 30 días de accidentes ocurridos en vías urbanas e interurbanas estarán disponibles para el próximo mes de abril.

Con estos datos, la accidentalidad en carretera desciende por décimo año consecutivo. En 2013 ha habido 2.865 víctimas mortales menos que en 2003, año en el que fallecieron 3.993 personas, lo que supone una reducción acumulada del 72%. Esta reducción también se produce en los heridos graves, pasando de los 19.493 en 2003 a los 5.206 en 2013.

Este descenso de fallecidos se refleja también en el promedio diario, que ha pasado de las 11,6 víctimas mortales diarias en carretera en 2000 a los 3,1 fallecidos diarios en 2013.

Evolución histórica

La cifra de fallecidos registrada en 2013 es menor a la de 1960 cuando hubo 1.300 víctimas mortales, primer año en que se tienen estadísticas. Se ha de tener  en cuenta que el escenario de movilidad es absolutamente distinto, ya que en 1960 había un millón de vehículos y en 2013 el parque automovilístico era de 31 millones.

Entre 2005 y 2013, el número de víctimas mortales ha disminuido un 65%. En el mismo periodo, el número de movimientos de largo recorrido ha disminuido un 10%, mientras que el parque de vehículos y el censo de conductores han aumentado un 13% y un 22%, respectivamente.

Durante el año 2013 se han contabilizado 29 días en que no se ha producido ninguna víctima mortal como consecuencia de los accidentes ocurridos en vías interurbanas. De ellos, 6 días fueron en marzo, 5 en mayo, 4 en diciembre y 3 en los meses de junio y julio. En total, el equivalente a casi un mes sin muertes en carretera. En 2012 fueron 19 los días en que no se registraron muertos, 15 en 2011 y 4 en 2010.

Características de la siniestralidad de 2013

Por sexos: Se sigue manteniendo una mayoría de víctimas del sexo masculino: La proporción de varones sobre el total ha sido del 77%

Por edades: La mayoría de los grupos de edad han descendido en el número de fallecidos, con la excepción del grupo de edad de 65 a 74 años, en el que han fallecido 10 personas más, lo que supone un incremento del 9 %. Los mayores descensos se han producido en el grupo de 35 a 44 años, donde la reducción de víctimas mortales ha sido de un 25% y el grupo de 15 a 24 años, donde el descenso ha sido de un 20%. Pese a la reducción del número de fallecidos del grupo de 35 a 44 años, esta franja de edad es la que mayor porcentaje de fallecidos aporta sobre el total, 199 fallecidos con un 18%. Los menores de 14 años, con 29 fallecidos, han supuesto el 3% del total de fallecidos.

Por tipo de vía: Las carreteras convencionales siguen siendo las vías donde ocurren el mayor número de accidentes de tráfico, aún así, es la primera vez que baja de 1.000 personas el número de fallecidos en vías convencionales. Concretamente en 2013 fallecieron en estas vías 898 personas, lo que supone un descenso del 12% respecto a 2012. Los fallecidos en autovía (178) se han reducido un 19% y en autopista ha habido 9 fallecidos menos, habiéndose registrado 52.

Por tipo de accidente: La salida de vía sigue siendo el tipo de accidente que más fallecidos genera tanto en vías de gran capacidad (87 fallecidos, el 38%) como en carreteras convencionales (333 fallecidos). En autopistas y autovías hay que destacar los atropellos a peatón (41) como el segundo tipo de accidente que más fallecidos computa.

Por tipo de usuario: Los fallecidos por tipo de usuario presentan diferente comportamiento. Así, han descendido las víctimas mortales usuarias de turismo (590 personas), de furgoneta (49), de ciclomotor (27) y de bicicleta (36). Por el contrario, han aumentado las víctimas mortales entre los motoristas (188) y los peatones (138).

Uso de accesorios de seguridad

El 21% de los conductores y pasajeros fallecidos en turismos y furgonetas en 2013 no llevaban puesto el cinturón de seguridad. Si comparamos esta última cifra con el año 2012, este porcentaje aumenta hasta el 25% y hasta el 38% en 2004.

De los 188 fallecidos en motocicleta, 8 no utilizaban casco en el momento del accidente. En el caso de los 27 fallecidos en ciclomotor, 6 no hacían tampoco uso del casco. En el caso de los ciclistas, de los 36 usuarios de bici fallecidos, 10 de ellos no utilizaban casco, pese a ser obligatorio en vías interurbanas.

De los 23 niños hasta 12 años fallecidos en turismo o furgoneta, 15 usaban accesorio de seguridad -de los cuales 10 eran SRI- y 6 no utilizaban ningún accesorio.

Abrocharse el cinturón cuando se sube a un vehículo o ponerse el casco cuando se va en moto, ciclomotor o bici es un acto tan sencillo que al menos la mitad de los 161 fallecidos este año y que no hacían uso de estos dispositivos de seguridad se hubieran salvado. Por lo que el descenso de accidentalidad en el cómputo anual se ampliaría en 80 muertos menos, pasando de un descenso del 13% al 19%.

Movilidad

En 2013 se han producido 354.219.623 desplazamientos de largo recorrido (medidos por la DGT) lo que ha supuesto una reducción del 3% respecto al 2012.

 Sin título-1

 

Deja tu comentario