Cada 15 minutos

MADRID, 2 de Septiembre de 2013.

Prevenir a los jóvenes sobre la incompatibilidad que supone consumir alcohol y conducir, y hacerlo de un modo tan impactante como tangible y duradero para que el mensaje cale y resulte efectivo.

Ese es el objetivo de ‘Every 15 minutes’, un proyecto de sensibilización y concienciación vial que lleva recorriendo institutos de Estados Unidos y Canadá desde principios de los años 90 y que está basado en el dato de que “cada15 minutos muere alguien como consecuencia de un siniestro vial donde hay alcohol como factor de riesgo concurrente”.

Las acciones de este proyecto, basado en un programa de dos días, son un tanto especiales. En el primer día, y cada 15 minutos, las clases van perdiendo un alumno mientras un miembro de la Policía lee un obituario que, en honor de cada estudiante desaparecido, han escrito sus propios padres. El alumno desaparecido vuelve a su sitio maquillado como un muerto viviente. Estará presente, pero nadie podrá hablar con él. Como si hubiera fallecido realmente.

Por la tarde de ese primer día, los alumnos del instituto adscrito al programa son convocados a una reunión en el centro, donde se recrea la simulación de un siniestro vial en la que participan tanto alumnos del instituto como los servicios de emergencia de la zona.

15Tras esa impactante escenificación, los alumnos que han participado en la simulación del accidente pasan el resto del día en un hotel cercano donde nadie podrá hablar con ellos. Ni sus familiares ni sus amigos. Como si el accidente hubiera ocurrido de verdad.

Durante el segundo día, cuando se reúnen padres y alumnos junto al resto de estudiantes del instituto, se produce una sesión de concienciación colectiva, a partir del contenido de cartas escritas por alumnos y sus padres.

Según un informe de la Universidad de California, los jóvenes que habían seguido el programa manifestaban mejoras sustanciales en su actitud: bebían menos, dejaban de beber al tener que conducir y vigilaban lo que bebían sus compañeros, designando con mayor probabilidad un conductor sobrio.

Deja tu comentario