Una anciana belga que se dirigía a Bruselas acaba en Zagreb

MADRID, 29 de Enero de 2013.

Sabine Moreau, una mujer de 67 años, viajaba desde su pueblo al aeropuerto de Bruselas, situado a unos 30 kilómetros de su domicilio, pero siguiendo las indicaciones de su dispositivo de GPS acabó en Croacia después de recorrer 1.450 kilómetros.

El hecho se supo después de la denuncia de su hijo, alertado por la tardanza de su madre en volver a casa. Y es que lo que en principio era un trayecto corto de unos 35 kilómetros y 40 minutos de duración, se convirtió en un viaje de más de 1.400 kilómetros y dos días, después de recorrer Bélgica, Alemania y Croacia.

Con exactitud no se sabe si fue un fallo del GPS del vehículo, de la programación errónea de la ruta, del despiste de la mujer o del padecimiento de una ligera demencia senil, pero en cualquier caso no deja de ser una noticia realmente curiosa y sorprendente.

 

 

Deja tu comentario