El nivel de seguridad de los vehículos españoles se ha incrementado notablemente en los últimos 5 años

MADRID, 20 de Diciembre de 2012.

Esa es una de las principales conclusiones del estudio “Evolución de los sistemas de seguridad entre 2006 y 2011. Análisis de la evolución del equipamiento de seguridad de serie en turismos” realizado por el Instituto de Seguridad Vial de la Fundación Mapfre.

El objetivo de este informe es analizar y comparar los principales elementos de seguridad que contribuyen a prevenir y a reducir los daños tras un accidente, así como mostrar la evolución de algunos de estos elementos que están instalados como equipamiento de serie, tanto en vehículos pequeños y sencillos como en los más grandes y exclusivos.

El estudio del Instituto de Seguridad Vial de la Fundación Mapfre  analiza la implantación de los elementos básicos de seguridad activa y pasiva como el control electrónico de estabilidad (ESP), el sistema antibloqueo de frenos (ABS) y el airbag en los vehículos más vendidos con el fin de que el consumidor conozca los sistemas que incorpora cada modelo y opte por la opción más segura.

El informe señala que elementos tan esenciales para la seguridad como el airbag, el ABS y el ESP son obligatorios en los vehículos que se venden actualmente en Europa, gracias al impulso de las Administraciones. También pone de manifiesto que independientemente de la legislación, los fabricantes compiten en un mercado, el de la tecnología y la seguridad, en el que los consumidores marcan la pauta, eligiendo los sistemas de seguridad que mejor se adaptan a sus necesidades reales.

El estudio señala que otro de los factores que más ha contribuido a reducir el número de fallecidos y de lesionados graves en accidentes de tráfico en los últimos años ha sido sin duda la renovación constante del parque de vehículos con más y mejores sistemas de seguridad. En ese sentido, el estudio apunta que los fabricantes han realizado en los últimos años un esfuerzo muy importante para ofrecer la mayor cantidad posible de innovaciones en materia de seguridad a un coste cada vez menor.

A pesar de ello siguen existiendo diferencias entre el equipamiento de seguridad que incorporan los vehículos de categorías inferiores y superiores. La incorporación de algunos elementos disminuye a medida que se baja de segmento, llegando a estar presente en el 60 por ciento en los vehículos de categoría A, los más pequeños del mercado. Esta tendencia se repite con el ESP o el TCS, cuya implantación generalizada en todo el parque de vehículos de este segmento no alcanza el 20 por ciento.

Deja tu comentario