La DGT presenta el balance de siniestralidad vial de 2011 con un nuevo sistema de cómputo de víctimas

MADRID, 19 de Noviembre de 2012.

El pasado año se produjeron en nuestro país 83.027 accidentes en los que al menos una persona resultó fallecida, herida grave o leve. En concreto, 2.060 personas fallecieron en accidente de tráfico en el momento del accidente o en los 30 días posteriores al mismo.

Esta cifra, junto con otras, dadas a conocer recientemente por la Directora General de Tráfico, María Seguí Gómez, en la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso de los Diputados son datos consolidados a 30 días y por tanto definitivos de la accidentalidad en España, en los que se incluye los siniestros ocurridos tanto en vías interurbanas como en vías urbanas.

Los datos presentados incluyen dos novedades respecto a los ofrecidos en años anteriores: por un lado, la contabilización de fallecidos a 30 días se ha realizado con un seguimiento real de los heridos graves, cruzando datos con los registros de Instituto Nacional de Estadística, y por otro, la inclusión de fuentes de otras entidades gubernamentales como las del Ministerio de Sanidad en las que se recoge el número de víctimas que han requerido asistencia de urgencias o extrahospitalaria, que se suman a las ya utilizadas del sector del transporte, con el objetivo de mejorar el conocimiento real del número de fallecidos en accidentes de tráfico y de contar con mayor información que posibilite tomar decisiones y desarrollar las acciones de futuro.

Continúa el descenso de la siniestralidad

Pese a que la comparación de la cifra de fallecidos de 2011 y años anteriores se distorsiona de no tenerse en cuenta las diferencias metodológicas, se puede apreciar un descenso en el número de fallecidos.

De las 2.060 víctimas mortales, 1.603 se produjeron en accidentes que tuvieron lugar en vías interurbanas. En vías urbanas, el año pasado fallecieron 457 personas. De los fallecidos, 1.598 eran varones y 457 mujeres; además, más de la mitad se encontraban en una franja de edad de 45 años o más. Más de la mitad de los fallecidos (58%) eran conductores.

Respecto al tipo de accidente, existen grandes diferencias entre los ocurridos en vías urbanas e interurbanas. En estas últimas, la salida de vía se cobró la vida de 578 personas (el 36% del total de víctimas mortales). En el caso de las vías urbanas, casi la mitad de los fallecidos (47%) fueron por atropello (217).

El contexto europeo

El descenso de la siniestralidad y la mortalidad por accidente de tráfico en España tiene su reflejo en el ámbito europeo. En 2011, en la Unión de los 27 miembros, se produjeron más de 30.000 fallecidos en accidentes de tráfico, registrándose en España el 7% de ellos.

En relación con el número de fallecidos por millón de población en 2001 y 2011, todos los países de la Unión Europea presentan descensos en ese periodo, algunos de ellos superiores al 60%, como es el caso de España, Letonia, Irlanda, y otros con descensos del 50%, como Luxemburgo, Portugal, Francia, Lituania, Eslovenia, Países Bajos y Dinamarca.

En el caso de España, en el año 2001 ocupaba el puesto 18 dentro de los 27 países que forman parte de la actual Unión Europea, con una tasa de 136 fallecidos por millón de habitantes, tasa que estaba por encima de la europea que era de 112. En el año 2011 España ocupó el puesto número 7, con una tasa de 45 fallecidos por millón de habitantes, por debajo de la tasa europea que fue de 60, situándose por delante de Francia (61) o Alemania (49).

Deja tu comentario