2012: 11ª edición – ¿La culpa es siempre del otro? La influencia de la empatía en la conducción

MADRID, 24 de Octubre de 2012.


 

La referencia a los ‘otros conductores’ ha sido una constante en las diferentes investigaciones realizadas por Attitudes a lo largo de los últimos años. Independientemente de la temática de dichas investigaciones, el rol que juegan ‘los otros’ en la conducción se ha repetido cíclicamente en todas ellas de una forma u otra.

Atraídos por ese hecho, desde Attitudes se quiso dar un paso más allá e indagar sobre la figura de ‘los otros’ desde la óptica de la empatía, es decir, desde la capacidad de ponerse en el lugar del otro y saber lo que siente o lo que piensa en un contexto común y complejo como es el del mundo del tráfico.

Según los expertos, para ser un buen conductor es imprescindible tener habilidad, conocimiento, prudencia y atención. Una quinta característica, de la que existen escasas investigaciones y nulos espacios aplicados a la conducción, es la empatía.

En el contexto del tráfico, está muy ligada con la comprensión entre conductores y usuarios de la vía, por lo que mantiene una correlación directa con la fluidez y la seguridad vial. A igualdad de habilidad, conocimiento, prudencia y atención…¿los conductores empáticos son mejores conductores?, ¿son más seguros? Generalmente, las personas empáticas suelen ser más transigentes y respetuosas con los demás y, en consecuencia, serán conductores más eficaces, seguros y responsables.

En función de su naturaleza, se pueden distinguir dos tipos de empatía que pueden presentarse aisladas una de otra o conjuntamente: la empatía cognitiva y la empatía emocional.

La empatía cognitiva es la capacidad de comprender el punto de vista de  otras personas y captar sus intenciones y motivos, lo que adaptado al ámbito vial, habilita a un conductor a prever las acciones de otros conductores.

Por su parte, la empatía emocional es la capacidad para sentir las emociones que experimentan otras personas y en el contexto vial, es lo que puede permitir a un conductor facilitar las acciones a otros conductores en determinadas situaciones viales más o menos cotidianas.

¿Y cómo influye la empatía en la conducción? Ese es el interrogante que planteaba Attitudes en esta nueva edición de sus Jornadas de Reflexión, siguiendo con las temáticas vinculadas con el comportamiento humano y la conducción.

El propósito de Attitudes al plantear este tema era el de siempre: reflexionar sobre una novedosa temática que, aunque no muy conocida, está notablemente presente en la acción diaria de conducir.

Y para aportar el máximo de conocimientos sobre este novedoso tema, Attitudes presentó el primer estudio sobre la influencia de la empatía en la conducción, una nueva investigación documental y poblacional realizada entre los conductores españoles, que ha aportado una valiosa información al respecto.

Y es que según el citado estudio, la empatía es menos frecuente en el ámbito de la conducción que en el ámbito personal. Así, un 54% de los conductores españoles son empáticos en su vida cotidiana pero cuando se ponen al volante de sus vehículos, un 32% dejan de serlo y solo un 22% continúan siendo empáticos.

Además, el 24% de los conductores españoles nunca conduce de manera empática, el 54% lo hace con un nivel intermedio y el 22% lo hace de manera muy  empática. Es decir, que de cada diez conductores españoles, la empatía está presente o muy presente en ocho de ellos, y no está nada presente en otros dos conductores.

Para la mitad de los conductores españoles (50%), conducir de manera empática puede prevenir los accidentes de tráfico, además de evitar situaciones de riesgo (38%) y escenarios que puedan derivar en discusiones entre los conductores (27%), facilitar la fluidez del tráfico (24%) y hacer que se produzcan menos incidentes en la circulación (21%).

De acuerdo con las conclusiones obtenidas en el estudio de Attitudes, los conductores empáticos asumen más responsabilidades en la conducción, son más respetuosos con las normas que los conductores no empáticos y tienen menos accidentes y sanciones.

De los datos obtenidos, se desprende que el nivel de empatía se modifica en función del rol que se desempeña en el tráfico. Así, los peatones son los usuarios de las vías públicas que se perciben como más empáticos seguidos de los conductores de turismo, mientras que los motoristas son los que se perciben como menos empáticos seguidos de los ciclistas.

Los datos completos del citado estudio pueden descargarse en el pdf adjunto.

Cuaderno de Reflexión nº 18

 

  1. Hola! Me gustaría acceder a los datos completos del estudio pero no me puedo descargar el pdf adjunto. ¿Habría alguna forma de que me pudiesen mandar el artículo?
    ¡Gracias miles!

Deja tu comentario