El 62% de los jóvenes nunca bebe si va a conducir

MADRID, 19 de Septiembre de 2012.

En 2011 se ha consolidado la mayoritaria actitud de responsabilidad de los jóvenes en los hábitos relacionados con el alcohol y la conducción, situándose en el 62% los jóvenes que declaran que no beben si van a conducir, una cifra en la media de los últimos años.

Esta actitud responsable aumenta en las mujeres (72%) y en los jóvenes, entre 18 y 20 años (77%). Sigue siendo mayoritario el uso del coche como medio de transporte para salir de marcha, y el 67% de los encuestados afirman conocer la figura del conductor alternativo y lo que implica.

Estas y otras conclusiones se desprenden de los resultados anuales del programa Noc-Turnos que promueve desde hace 11 años la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE). Y para conocer su impacto y evolución, en 2011 se encuestó a unos 530 jóvenes, participantes y no participantes del programa Noc-Turnos.

Los datos obtenidos de estas investigaciones reflejan una evolución positiva en algunas actitudes que evidencian un comportamiento cada vez más responsable de los jóvenes en la relación alcohol y conducción. Así se reduce considerablemente la mala práctica de “dejar de beber” a lo largo de la noche cuando se va a conducir. Así, el 74% de los conductores optan por el consumo cero desde el principio de la noche, el porcentaje más alto desde que se hace el estudio. Sólo el 21% de los encuestados sigue optando por la mala solución de “dejar de beber” en algún momento de la noche, una cifra que en 2010 era del 31%.

Hay que destacar que aquellos jóvenes que participan en el programa Noc-Turnos, tanto conductores como acompañantes, han interiorizado mejor el hábito de “no beber” desde el principio que aquellos jóvenes que nunca han participado en las acciones de FEBE.

Asimismo, el estudio de FEBE refleja una menor tolerancia de los jóvenes ante un conductor que ha bebido. Así, el porcentaje de jóvenes que no se montaría en un coche con un conductor ebrio aumenta respecto al 2010. El número de jóvenes que intenta convencer al conductor de que no coja el coche si ha consumido algo de alcohol se sitúa en el 81%. Además, el 54% está dispuesto a buscar cualquier otra alternativa de transporte para no volver a casa con un conductor poco responsable.

También el papel del grupo o acompañantes tiene cada año más peso a la hora de tomar la decisión de quién no beberá porque va a conducir, es decir, quien hace de conductor alternativo. En 2011, en el 40% de las ocasiones fue una decisión consensuada, cuando en los últimos años el porcentaje medio se situaba en el 25%. Como consecuencia de este mayor consenso, hay una creciente rotación entre los miembros del grupo de amigos.

Deja tu comentario