Tolerancia Cero ante el consumo de drogas al volante

MADRID, 10 de Agosto de 2012.

Ese es el nombre de la nueva campaña que la Dirección General de Tráfico (DGT), pondrá en marcha en las próximas semanas, con el objeto de reducir los accidentes en carretera provocados por el consumo de sustancias estupefacientes de los conductores.

La idea es impulsar un programa de detección de la conducción bajo los efectos de las drogas -similares a los controles de alcohol que realizan los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en las carreteras- con el fin de generalizarlos y crear una mayor conciencia entre los conductores de que conducir tras el consumo y bajo los efectos de las drogas, no sólo afecta a las
capacidades del conductor sino que incrementa entre 2 y 7 veces la probabilidad de provocar o sufrir un accidente de tráfico respecto a quienes no consumen ninguna sustancia (Proyecto DRUID y DGT).

El proyecto europeo DRUID (Driving Under the Influence of Drugs, Alcohol and Medicines) integrado, promovido y cofinanciado por la Comisión Europea y en el que han participado 19 países, señala, entre otras conclusiones, que en España la prevalencia de consumo de droga disminuye a medida que aumenta la edad de los conductores, que es más frecuente el consumo en hombres que en mujeres, en vías urbanas y durante la madrugada, tanto en fin de semana como en días laborales.

Si ningún conductor circulara tras haber consumido drogas, se podrían evitar la muerte de al menos 480 personas cada año. Por todo ello, Tolerancia Cero con los conductores que consuman drogas cuando se ponen al volante, por su seguridad y la del resto de los conductores que circulan por las distintas vías.

El consumo de todo tipo de drogas como el cannabis, la cocaína, el éxtasis, las anfetaminas o los opiáceos provocan en el conductor dificultad en la coordinación, distorsión de la atención, pérdida de tiempo de reacción, somnolencia, agresividad en la conducción, pérdida de control y velocidad excesiva.

España es uno de los primeros consumidores de cocaína y de cannabis del mundo con el 4% y 10% respectivamente de prevalencia de consumo entre la población en general. Según los controles aleatorios realizados, el 19,4 % de los conductores circulaban tras haber consumido drogas. Unos datos que reflejan una tendencia creciente de conductores  fallecidos en los últimos ocho años.

Según el Informe 2011 del Instituto Nacional de Toxicología, el 15% de los conductores fallecidos en accidente de tráfico circulaban tras haber consumido drogas. Además, un 7% de los conductores fallecidos consumieron alcohol y drogas simultáneamente, lo que demuestra que el consumo de drogas entre los conductores es frecuente y que el riesgo de sufrir un accidente es elevado.

Deja tu comentario