10º edición – ¿Cómo he llegado hasta aquí? La influencia de la conducción subconsciente en la seguridad vial

MADRID, 26 de Octubre de 2011.
· Noticias ·

La influencia de la conducción subconsciente en la seguridad vial

 

La acción de conducir se puede llevar a cabo de una forma consciente o subconsciente.

La conducción consciente es aquella en la que la acción de conducir se ejecuta por parte del conductor con conciencia plena de lo que sucede durante la conducción, de las decisiones que se toman y de los posibles riesgos.

Un ejemplo característico de conducción consciente es lo que sucede durante la etapa en la que aprendimos a conducir. Había tantas cosas específicas en las que pensar: embrague, freno, acelerador, marchas, retrovisores, intermitentes… un conjunto de acciones que parecía imposible que llegáramos a ser capaces de recordar a la vez y combinar de forma correcta. Por eso, en esta etapa, ponemos toda nuestra atención y concentración en las tareas implicadas en la conducción.

Por su parte, la conducción subconsciente consiste en conducir sin conciencia plena, atenta y reflexiva a lo que sucede durante la conducción. Una vez superada la fase de aprendizaje del proceso, nuestra mente consciente pasa muchas tareas a la mente subconsciente, de forma que el acto de conducir pasa a ser casi automático, sobre todo cuando se circula con frecuencia por los mismos itinerarios y se reproducen los mismos hábitos en la conducción.

¿Cuántos de nosotros hemos conducido mientras “soñábamos despiertos” o “estábamos en nuestras cosas”? Incluso, ¿cuántas veces no logramos recordar el trayecto que hemos recorrido para llegar a un destino habitual o nos hemos pasado de largo nuestra calle? Hemos aprendido a dejar la conducción del automóvil al subconsciente y muchas veces conducimos con el piloto automático. Nuestra mente consciente estaba enfocada en otra cosa cuando circulábamos o nos pasábamos de largo nuestra calle. Esto explica cómo el automovilista avezado, cuando llega a casa después de conducir durante cinco horas, ni siquiera recuerda lo que ha hecho, o al menos no todos los detalles de lo que ha hecho, por mucho que éstos sean importantes. El subconsciente hizo todo el trabajo.

Se pueden tener las manos al volante y los ojos bien abiertos, pero no recordar detalles significativos de lo que se ha visto o hecho, aunque se haya estado conduciendo y se haya llegado a algún sitio sin ningún problema o incidente.

Este efecto, conocido desde hace algunos años, ha recibido varios nombres:

Driving without attention mode (DWAM) o Modo de conducción sin atención,
Driving without awareness (DWA) o Conducción sin consciencia,
Highway hypnosis o Hipnosis de la autopista,
• Lapsus de atención,
• Conducción subconsciente.

En esta 10ª edición de las Jornadas de Reflexión, Attitudes quiso estudiar las implicaciones que supone conducir de forma subconsciente y su influencia en la seguridad vial, para responder a preguntas tales como ¿es la conducción subconsciente una conducción segura? ¿Cómo se puede medir la influencia de la conducción subconsciente en la siniestralidad vial? ¿Con qué frecuencia aparece la conducción subconsciente? ¿En qué situaciones es más probable que ocurra? ¿Qué perfiles de conductores son más proclives? ¿Hay que prevenir la conducción subconsciente?

Para poder identificar los factores que den respuesta a esas preguntas, Attitudes llevo a cabo un estudio documental y poblacional entre los conductores españoles y una innovadora prueba experimental mediante el sistema eye tracker Tobii Glasses, que permitieron aportar valiosa información sobre la influencia de la conducción subconsciente en la seguridad vial.

Cuaderno de Reflexión nº 17

  1. Hi, I would like to have access to the publication (pdf) of the article about Driving Without Awareness. Would it be possible to receive a hard copy of it?
    Kind regards
    Fernanda

  1. 2 Trackback(s)

  2. ¿Cómo he llegado hasta aquí? - ¡Quiero Conducir, Quiero Vivir!
  3. ¿Cómo he llegado hasta aquí? | ¡Quiero Conducir, Quiero Vivir!

Deja tu comentario