El Parlamento Europeo pide limitar a 30km/h la velocidad máxima en zonas residenciales

MADRID, 7 de Octubre de 2011.

La Eurocámara ha aprobado esta semana un informe sobre seguridad vial en el que exige limitar a 30km/h la velocidad máxima en zonas residenciales y en todas las calles de un solo carril en las zonas urbanas que no dispongan de un carril de bicicletas independiente, con el fin de proteger mejor a los usuarios más vulnerables.

El texto también propone un límite cero de alcohol en sangre para conductores profesionales y para aquellas personas que hace menos de dos años que disponen de carné de conducir. Para hacer viable esa propuesta, los eurodiputados recomiendan la instalación de sistemas antiarranque de vehículos en caso de alcoholemia, los conocidos como ‘alcolocks’, en todos los vehículos industriales de transporte de pasajeros y de mercancías, y también como una medida de rehabilitación para los conductores que hayan sido condenados más de una vez por conducir en estado de ebriedad.

Además, reclama medidas para mejorar la formación automovilística, como la conducción acompañada a partir de los 17 años, o la introducción de un sistema de obtención gradual del permiso de conducir que contemple elementos de formación práctica incluso una vez obtenido el permiso.

Otras propuestas contenidas en el informe aprobado hacen referencia a la creación de un espacio único europeo para las inspecciones técnicas periódicas de todos los vehículos; la introducción de un control médico obligatorio para los conductores de una determinada edad que permita verificar su aptitud física, mental y psicológica para seguir conduciendo; la eliminación de los guardarraíles que se usan actualmente en las carreteras por representar un peligro mortal para los motociclistas y su sustitución por sistemas viales de contención alternativos y el uso obligatorio de chalecos de seguridad por todos los ocupantes del vehículo así como el uso de cascos y chalecos por los ciclistas para mejorar su visibilidad.

El informe adoptado por el pleno busca reducir, entre 2010 y 2020, en un 50% las muertes en carretera, en un 40% las lesiones graves y en un 60% la mortalidad infantil. Para ello, los eurodiputados piden también a la Comisión Europea que designe un coordinador europeo de seguridad vial que asista a los Estados miembros en la puesta en marcha de las medidas necesarias para lograr estos objetivos.

 Estadísticas

Según los datos incluidos en el informe, los costes sociales provocados por los accidentes de tráfico se elevan a 130 mil millones de euros al año. Además, anualmente el número de víctimas mortales por accidentes de tráfico por carretera se corresponde aproximadamente a la caída de 250 aviones de pasajeros con sus pasajes completos. Asimismo, la probabilidad de morir en la carretera es nueve veces mayor para un peatón, siete veces para un ciclista y dieciocho veces para un motociclista.

Deja tu comentario