Cuatro de cada diez niños que perdieron la vida en un accidente de tráfico no utilizaba sistema de protección

MADRID, 29 de Abril de 2011.

La mayoría de los niños menores de 14 años que fallecieron en accidente de tráfico en España, entre 2005 y 2008, lo hicieron mientras viajaban por motivos de ocio, por una carretera convencional con poco tráfico, y como ocupantes de un turismo. Un alto porcentaje de ellos eran varones, que viajaban en día festivo, a plena luz del día, y en los meses de verano.
 
Estos datos se desprenden del estudio “Prioridades en España en la Seguridad de los Niños Ocupantes de Vehículos”, que la Fundación Mapfre ha llevado a cabo y que estudia los accidentes de tráfico que sufrieron un total de 263 niños durante esos años, con consecuencias fatales para todos ellos.

El accidente tipo con víctimas infantiles se produce principalmente como consecuencia de una distracción del conductor que da lugar a una salida de la vía del vehículo y que sucede al mediodía o entre las 17 y las 18.00 horas. Muchos de los fallecidos perdieron la vida tras sufrir graves lesiones en la cabeza y el 40 por ciento no llevaba ningún sistema de retención.

Del estudio se desprende que casi nueve de cada diez niños que fallecen en accidente de tráfico lo hacen en carretera, lugar donde también se producen cuatro de cada diez accidentes graves y dos de cada diez accidentes con heridos leves.

En los últimos veinte años, el número de menores fallecidos en accidentes de tráfico ha experimentado un importante descenso. De las 307 víctimas que se produjeron en 1990, se ha pasado a 60 en 2009. En el caso de los niños que han resultado gravemente heridos, dicho descenso se sitúa en el 31 por ciento.

Las cuatro comunidades con peores cifras de fallecidos y heridos graves son Andalucía, Castilla y León, Castilla La Mancha y Cataluña. Por el contrario, las comunidades con menos accidentes mortales infantiles entre 2005 y 2008 son La Rioja, País Vasco, Extremadura y Cantabria.

Deja tu comentario