Eduard Punset: “La ansiedad tiene un efecto positivo al volante”

MADRID, 13 de Diciembre de 2010.

Las Jornadas de Reflexión de Attitudes tuvieron este año un conferenciante de lujo. Su actividad como jurista, economista, periodista y ministro jalonan su extensa e importante biografía.

Sin embargo, ha sido en su labor como divulgador científico y escritor, cuando el nombre de Eduard Punset se ha hecho más relevante y conocido. Sus últimas obras (El viaje a la felicidad, El viaje al amor y El viaje al poder de la mente), una trilogía dedicada a las tres claves que mueven el mundo, han apasionado ya a medio millón de lectores.

En su conferencia durante las Jornadas de Reflexión de Attitudes, Eduard Punset nos habló de la ansiedad cómo una emoción necesaria para la toma de decisiones importantes y de la importancia que tiene su gestión en la sociedad actual.

Eduard Punset¿La ansiedad es una emoción necesaria para la vida actual?
Sin ansiedad, es imposible ponerse en estado de alerta para enfrentarse a los retos distintos a los que uno tiene que enfrentarse en la vida. Y en este sentido, la ansiedad es absolutamente necesaria, pero claro, hay que distinguirla del miedo, porque una cosa es la ansiedad, que pone en estado de alerta, y otra es el miedo que paraliza, que corroe, que interrumpe el flujo normal del crecimiento. Y en lo que estamos, es en un arduo aprendizaje de utilizar menos el miedo y mas la ansiedad.

¿Hay una ansiedad positiva y una ansiedad negativa?
Yo creo que la ansiedad negativa no existe. La ansiedad es siempre una fuente de conocimiento y de mayor percepción pero que yo distinguiría del miedo.

¿La ansiedad es una emoción social?
Los neurólogos han descubierto que lo importante no es tanto profundizar en el conocimiento del cerebro y de sus patologías, sino que la fuente de toda innovación es la inteligencia social. Es la chispa que salta cuando un cerebro se pone en contacto con otro cerebro. Y ahora estamos comenzando a percibir que no hay innovación sin esfuerzo colectivo y eso implica ser consciente de que tienes las emociones necesarias para ello, que básicamente  son la empatía (saberse poner en lugar del otro) y disfrutar con el altruismo.

¿Dónde está la frontera de la ansiedad?
La frontera está en el miedo.  Pero lo que ocurre es que la gestión de la ansiedad es hoy mucho más  importante de lo que era antiguamente, en el sentido de que antes el miedo era predominante como modo de sobrevivir y quedaba poco espacio para la ansiedad.

¿Cuál es el método más eficaz para gestionar la ansiedad?
Eso es algo que estamos aprendiendo con la gestión emocional, lo que implica una limitación de los impactos de las emociones básicas, como es el miedo o el desprecio. Y, en cambio, implica una mayor profundización en las técnicas de gestión de las emociones digamos llevaderas, como la ansiedad.

¿Existe un método estándar de gestión de esas emociones, o es independiente y tiene que ver más con cada una de las personas?
Este es un debate que existió durante muchos años. Ha habido científicos que negaban la identidad de las emociones a nivel universal, que confundían a veces la expresión distinta de estas emociones con una catadura distinta del contenido emocional, pero luego se descubrió que no, que eran básicas y universales y lo que es distinto es la forma de lidiar con ellas. Hasta ahora, lo que ha caracterizado a esta gestión es la ignorancia de las emociones, de su desarrollo, de su naturaleza y de su finalidad.

Hoy sabemos que sin aprender a gestionar sus propias emociones, no puedes aprender las nuevas aptitudes o materias que son indispensables para conseguir, por ejemplo, un trabajo.

¿Cómo puede influir la ansiedad en la actividad de conducir?
La ansiedad viene a ser un reto que te ayuda a ponerte en estado de alerta para fijarte en todo lo que te tienes que fijar. Lo que ocurre, es que por determinadas causas, como pueden ser el estrés, la angustia, una amenaza o un desánimo, la ansiedad puede degenerar y en lugar de ser un factor de alerta, degenera en un comportamiento peligroso, erróneo y negativo.

Es decir, que la ansiedad puede tener un efecto positivo al volante…
La ansiedad tiene un efecto positivo al volante. Yo no creo que sea bueno el que conduce de manera despreocupada, aunque es cierto que mucha o una gran parte de la habilidad de conducir se puede dejar al inconsciente, y el  inconsciente puede ejecutar procesos cognitivos muy sofisticados, pero puede haber una ansiedad tan leve que apenas sirva para ponerse en estado de alerta.

Luego habría una ansiedad lo suficientemente importante como para estar al tanto de todo lo que está ocurriendo, consciente e inconscientemente, y luego está la ansiedad que está producida por una de las causas que citaba antes y que son extremadamente peligrosas.

Yo creo que el estudio de Attitudes, lo que pone de manifiesto es que son muchos los que conducen en estado de ansiedad. Yo, por ejemplo, no creía que fueran tantos. 

¿Y un conductor con ansiedad, aceptará y cumplirá las normas de tráfico por regla general?
Sí, mi frontera está en el miedo y es la frontera que aceptarán la mayoría de los neurólogos. Pero una cosa es la ansiedad que sirve para ponerte en estado de alerta, pero ir más allá puede convertirse en miedo y el miedo tiende a paralizar.

  1. Grande Punset, eres muy grande.Te admiro.

  2. Yo creo que la ansiedad no ayuda a la percepción sino al atrevimiento, de echo la mayoría de los accidentes se producen por estar en estado de ansiedad.

  3. Brillante como siempre Eduard Punset.

  4. Buenas noches,

    Estoy completamente de acuerdo, hay tareas que realizamos hoy en día en las cuales necesitamos esa pequeña dosis de ansiedad para poder hacerlas realmente bien. En el tema de la conducción, si tenemos esa dosis de ansiedad, obviamente nos anticiparemos a situaciones de riesgo. En caso de una colisión ,si el cuerpo está relajado no se prepara para el impacto, en cambio, esa ansiedad es como si ya nos preparara en cierto modo para ello, nuestras habilidades motoras son más rápidas. Si juntamos una dosis de ansiedad y una de miedo, o una mayor ansiedad de la necesitada, nuestro tiempo de reacción se vería aumentado y nuestras capacidades motoras se atrofiarían. Creo que lo principal sería el preocuparse cada uno de saber la dosis de ansiedad que debe aplicar en cada tarea de su vida sin que llegue a ser perjudicial para su salud. Un saludo

  5. Estoy de acuerdo , con sus explicaciones sobre la ansiedad . está enfocada de un modo inteligible . En general se confunde la ansiedad con la depresión , o se entremezclan . La ansiedad es un mecanismo de defensa contra la apatía .En la ansiedad hay una descarga importante de adrenalina , que prepara la mente y el cuerpo para la lucha , el emprendimiento .la creatividad , la toma de desiciones. .Depende de cada persona , su medioambiente , y la sociedad que lo rodea. La ansiedad cuando va acompañada del miedo , es peligrosa porque se da una mezcla confusa de emociones que nos hace cometer errores . En el caso de conducir un vehículo , creo que hay que elaborarla muy bien y distinguir ,si es una ansiedad buena , que hará que cometamos menos errores al volante, o si está acompañada del miedo que frente una situación difícil nos paraliza , sin tener claro ,cual es la desición más correcta.

  6. Ansiedad por saber mas de nosotros mismos, enhorabuena por tus artículos

  7. Estoy totalmente de acuerdo con el artículo. El concepto de una conducción con un nivel óptimo de ansiedad, yo lo llamo nivel óptimo de aprendizaje, desde mi punto de vista es necesario a la hora de salvaguardar cualquier imprevisto que surja a lo largo del trayecto que vas a realizar.
    ¡Que curioso! justamente ayer comentava con varios compañer@s este tema en el ratito del “kit kat”. Este es uno de los temas a los cuales la gente deberia dar más importancia y compartir distintos puntos de vista.
    Desde mi percepción como conductora, he de decir que día a día encuentro más conductor@s concenciados de la importancia de ser cívicos a la hora de facilitarnos los unos a otros la conducción. Gracias a tod@s esas personas que contribuyen con sus actitudes a que tengamos más seguridad vial.

  8. Desde mi punto de vista, en lo referente al tema de la conducción, Me gustaría mucho dar mi opinión.
    Les doy las gracias de antemano si mi punto de vista queda publicado.
    Para mi el miedo es no querer morir, ni más ni menos. La ansiedad es desear algo
    que es inalcanzable para si mismo. Ya sea una persona, un objeto o una tarea que
    pendiente para ser realizada. Esto último, o sea las tareas, es el deseo de querer realizarla sabiendo que no tenemos tiempo suficiente. No olvidemos que también queremos hacer mas de una cosa a la vez. El ser humano debería empezar a pensar como toca. Solo podemos realizar una cosa a la vez, no nos moriremos si no compramos este objeto y el ansiar a una persona es un deseo de querer fusionarse en el plano energético con la otra persona.
    El pasado pasado es, el futuro esta por venir y el presente esta aquí, ahora, mientras respiro, mi corazón late y me voy degradando segundo a segundo. Entonces a la hora de conducir hay que concienciarse física y mentalmente que estamos sentados en un vehiculo que nos lleva de un lugar a otro, siendo consientes de que apretamos los pedales, cambiamos de marcha, giramos el volante y estamos pendientes de la carretera. Esto se llama ser consciente en el presente en el ahora ya que no sabemos si vamos a llegar a la cama esta noche y el pasado pasado es y será.

  9. Buenos días Sr. Punset, gracias por sus conocimientos, me aclaran y me ayudan a saber más de mi y de mi entorno.
    Si la ansiedad es una emoción positiva pues nos pone en contacto con todo nuestro entorno haciéndonos reaccionar ante posibles situaciones mas peligrosas para nosotros, ¿cómo se podría gestionar el miedo? ¿cómo funciona el mecanismo de nuestro cuerpo para poder corregir esa mala actitud? Mil gracias

  10. Yo estoy de acuerdo en cuanto a que la ansiedad en el conductor degenera en un comportamiento muy peligroso, tanto que puede resultar mortal cuando se convierte en osadía.

  1. 1 Trackback(s)

  2. Eduard Punset: “La ansiedad tiene un efecto positivo al volante”

Deja tu comentario