Catalunya aprueba las estrategias de seguridad vial para la próxima década

MADRID, 27 de Agosto de 2010.

Una vez Catalunya ha alcanzado el compromiso europeo de reducir más del 50% las víctimas mortales en las carreteras catalanas, el Servei Català de Trànsit (Servicio Catalán de Tráfico) quiere alcanzar nuevos retos y compromisos para continuar mejorando en la reducción de la siniestralidad en las carreteras catalanas en la próxima década. Es por ello, que encargó a un grupo de expertos la elaboración de un documento de estrategias para el período 2011-2020, que ha sido aprobado recientemente por la Comisión Catalana de Tráfico y Seguridad Vial (CCTSV).

El grupo de expertos ha estado formado por el Servei Català de Trànsit, los Mossos d’Esquadra, la Fiscalía de Seguridad Vial, el Departamento de Política Territorial y Obras Públicas, el Departamento de Salud, el Ayuntamiento de Barcelona, la Federación de Municipios de Cataluña, la Asociación Catalana de Municipios, la Diputación de Barcelona, el Real Automóvil Club de Cataluña y la Asociación PAT (Prevención de los Accidentes de Tráfico).

El documento estratégico propone la elaboración de planes trienales (Plan Catalán de Seguridad Vial) con indicadores objetivos y de calidad para tomar las decisiones de seguridad vial en cada momento.

El primer objetivo del documento es involucrar a toda la sociedad en la mejora de la seguridad vial y que figure, liderado desde el Gobierno, como prioridad en la agenda política de todas las administraciones.

También figuran como objetivos combatir las situaciones de riesgo, como el exceso de velocidad y el alcohol, aumentar la I + D en materia de seguridad vial hasta niveles europeos, y reforzar los programas de educación y formación para consolidar el cambio cultural necesario para disminuir la probabilidad de accidente.

Igualmente se plantea, además de continuar reduciendo la mortalidad, disminuir el número de heridos graves, continuar la disminución del número de accidentes de tráfico, especialmente en los núcleos urbanos, rebajar la gravedad y las consecuencias los accidentes y apostar por las nuevas tecnologías para combatir la siniestralidad.

En este sentido, el documento plantea la necesidad de definir objetivos específicos complementarios, como porejemplo, aumentar la calidad y disponibilidad de los datos de accidente y movilidad, mejorar el marco legal de seguridad vial en las zonas urbanas y avanzar en la modificación reglamentaria para la validación y garantía de losresultados de los controles policiales.

Otras líneas estratégicas pasan por impulsar la colaboración interadministrativa, aprovechar el marco de los planes locales de seguridad vial, adaptar y optimizar el sistema de gestión de las sanciones y crear un sistema de información sobre el impacto socioeconómico en la seguridad vial.

Logo del SCTEl documento estratégico propone como líneas generales reforzar los controles preventivos con la coordinación de los diferentes cuerpos policiales, así como la divulgación y sensibilización de los usuarios ante las diferentes situaciones de riesgo, hacer más competitivo y eficiente el transporte público, seguir mejorando niveles de calidad, servicio y seguridad vial de las infraestructuras e impulsar los sistemas cooperativos, y definir e implementar un plan estratégico de nuevas tecnologías que ayude a disminuir el estrés del conductor y la posibilidad de error y distracción.

Deja tu comentario