Lenore Skenazy, “la peor madre de América”

MADRID, 9 de Noviembre de 2009.

Periodista y fundadora del movimiento de los Free Range Kids de Estados Unidos

“Nuestro trabajo no es proteger a los hijos, sino educarlos para que sean independientes”

 
Lenore Skenazy fue bautizada por los medios de comunicación norteamericanos como “la peor madre de América” por permitir que su hijo Izzy, de 9 años de edad, se trasladara solo por el metro de Nueva York para ir al colegio, en un país como EE.UU., donde apenas el 10% de los niños van solos al colegio.

Esa valiente decisión provocó una avalancha de reacciones que fueron desde acusaciones de abuso de menores a muestras de solidaridad de padres que recordaban la libertad con la que crecieron en su infancia. Asimismo, obtuvo una amplia repercusión mediática tanto en EE.UU. como en otros países.

A raíz de esta experiencia vivida con su hijo Izzy, Lenore Skenazy publicó el libro “Free-Range Kids: Giving Our Children the Freedom We Had Without Going Nuts with Worry”. Y también fundó el movimiento de los Free Range Kids (Hijos en libertad) que reclama la exploración, la aventura y la imaginación como territorio natural de la infancia (http://freerangekids.wordpress.com).

Lenore Skenazy forma parte de una nueva tendencia que está en pleno debate en Estados Unidos y que cuestiona la obsesión y perfeccionismo de los padres con la educación de sus hijos. Es lo que los expertos denominan “padres helicóptero” o “hiperpapás”.

En la actualidad, Lenore Skenazy escribe dos columnas de difusión nacional que aparecen en más de 100 medios a través del Creators Syndicate (Sindicato de Creadores). Con anterioridad ha trabajado en medios como The New York Sun, New York Daily News, NPR y Mad Magazine.

Lenore Skenazy participó como conferenciante en la 8ª Jornada de Reflexión Attitudes, recientemente celebrada en Madrid bajo el título de “¡La calle también es mía! Los niños, las ciudades y la seguridad vial”.

 – En 1969, el 41 por ciento de los niños americanos iba solo al colegio y actualmente solo lo hacLenore Skenazye el 13 por ciento ¿Cómo podría explicarse esta situación?
Han cambiado muchas cosas desde que mis padres me criaron, pero creo que lo que hace que los padres sean ahora más reticentes es muy evidente: los medios de comunicación. En 1969 no teníamos televisión por cable, y en Estados Unidos había unas normas muy rígidas sobre lo que se podía enseñar o no en televisión, pero en 1981 esas normas de control cambiaron y se empezaron a ver otras cosas como determinados programas que han acabado teniendo una importante influencia en nuestros comportamientos.

– ¿Qué tipo de programas?
Pues, por ejemplo, programas del tipo CSI, y le pondré un ejemplo. Recientemente, se hizo un estudio muy interesante en un prestigioso hospital americano y decidieron ver que ocurre en la televisión comparándolo con los índices de criminalidad de la vida real y entre otras cosas se vio que los colectivos que sufren más violencia en los EE.UU. son las minorías. Sin embargo, en las series de televisión, las víctimas siempre son blancas porque es mejor para los realitys, pero la triste realidad es que quiénes suelen hacer daño a los niños son sus amigos o familiares, pero en las televisiones siempre son gente extraña y muy retorcida.

– Y claro, ¿todo eso influye sobre los padres a la hora de dar mayor autonomía a sus hijos, no?
Está claro, si ese es el escenario que tenemos fuera, no nos atrevemos a dejar a nuestros hijos, porque esto es lo que vemos en la CNN y series de televisión, un crimen detrás de otro.

– Y por eso siempre los acompañan…
Lo que es muy interesante es que los padres que piensan que no pueden dejar a sus hijos solos en la calle porque es muy peligroso, lo que hacen es llevarlos en coche, y siendo pasajeros en los coches es como más se mueren los niños en la actualidad.

– Entonces, ¿cuál es el mensaje?
Lo que quiero decir es que la decisión de llevar a un niño al colegio en coche se basa en un hecho real pero cuando se plantea si lo dejamos ir solo o no al colegio estamos basando nuestra decisión en lo que hemos visto en las televisiones, porque en la vida real interactuamos muy poco con la criminalidad, y solo nos llega información a través de los medios. ¿Y qué haces? Si mantienes a tu hijo en casa acaba viendo más televisión, más internet, y todavía se asusta más, y si tu hijo quiere ir a la calle no tiene con quién jugar, con lo cual se hace una gran bola y cada vez hay menos niños fuera y más niños dentro de las casas.

– ¿Por qué cree que es mejor que un niño vaya solo al colegio que acompañado?
En primer lugar creo que es importante que los niños vayan al colegio con otros niños o adultos, pero creo que no es malo que también vayan solos. Cuando vas caminando solo al colegio ves el mundo, eres parte del mundo y confías en él, conoces a tus vecinos del barrio, sientes el sol, estas en forma y no engordas tanto, pero básicamente te das cuenta que la comunidad en la que vives no es como las que salen en la televisión. Por lo tanto, eso hace que los niños sean optimistas y tengan mayor rendimiento en el colegio.

– ¿A qué edad está un niño preparado para ir solo al colegio?
Yo no defiendo una edad específica, pero lo que les pido a los padres es que si ellos fueron solos al colegio a una edad temprana y sus hijos no son más vulnerables o irresponsables de lo que eran ellos en su infancia, lo lógico es que les den lo mismo que recibieron de sus padres. Los niños han de tener sus hitos y su independencia porque nuestra vida no es la suya.

– ¿Cómo influye la a falta de autonomía y movilidad de los niños en el desarrollo de su infancia?
Hay algunas consecuencias muy evidentes: están engordando, tienen más diabetes, están deprimidos y cuando llegan a la universidad son muy frágiles porque no han tenido la suficiente independencia, por eso en EE.UU. a este tipo de alumnos ahora se les denomina “tazas de té”.

– Por lo tanto, ¿la falta de autonomía de los niños genera inseguridad vial?
Aquí me gustaría recordar ahora la anécdota que Richard Branson, el fundador de Virgin, explica en su autobiografía cuando recuerda que con 4 años, un día que iba con su madre en el coche, ésta le dejó a tres millas de su casa y le dijo “y ahora vete andando hasta casa que tu puedes hacerlo”. Esta era una madre que creía en su hijo y en sus expectativas. Y es que si queremos que nuestros hijos sepan que nosotros creemos en ellos, no podemos tenerlos encerrados en casa, hay que enseñarles como estar preparados, como leer un mapa, como hablar con la gente. Es lo que hace la Escuela Infantil de Educación de Attitudes al enseñar como cruzar la calle, a fijarse en los coches, en lo que está ocurriendo a tú alrededor, etc.

– ¿Qué cree Vd. que provoca más accidentes en la actualidad, los coches o los padres sobreprotectores?
Hay una estadística interesante al respecto. Resulta que el 50% de los niños atropellados cerca de colegios lo son por los padres que van a dejar a sus hijos a esos colegios. Entonces, si todos dejáramos que los niños fueran solos al colegio tendríamos un 50% menos de accidentes. Además, ¿quién causa los accidentes y los atascos de tráfico? Pues los padres que llevan los niños al colegio.

– Vd. fue considerada “la peor madre de América” por permitir que su hijo fuera solo al colegio cuando tenía 9 años ¿Qué conclusiones, tanto positivas como negativas, destacaría de la experiencia vivida con su hijo Izzy?
Bueno, lo peor es que la gente cree que yo soy una persona a la que no le preocupan los niños para nada, que no entiende nada sobre el mundo y que expresamente puso a su hijo en peligro. Por eso empecé con mi web, porque sentí tanta rabia de que la gente me interpretara de ese modo que para mi fue demasiado y pensé que tenía que defenderme, porque a mi me encanta la seguridad y a Izzy siempre le digo que tenga cuidado con todo. Por lo tanto, yo me considero una persona que tiene mucho cuidado con sus hijos y que me dijeran que era “una mala madre” para mi fue un shock. Estamos viviendo un momento de histeria que me recuerda a la caza de brujas de otros siglos, y yo ahora me veo también así, y creo que en un futuro la sociedad reflexionará y no me verá como una loca ni como la “peor madre de América”.

– Los padres que no dejan ir solos a sus hijos al colegio, ¿son buenos o malos padres?
Nosotros pensamos que estamos haciendo lo mejor para nuestros hijos, pero no lo es. Nuestro trabajo no es protegerlos, es educarlos para que sean independientes. Es imposible eliminar todos los riesgos, por lo tanto, es importante exponer gradualmente a los niños a los riesgos de la vida real, porque esa es la forma de que sean más seguros.

– ¿Qué le impulsó a crear el movimiento de los Free Range Kids? ¿Cuáles son sus objetivos?
Cuando empecé mi web y expliqué la filosofía de que los niños deben estar seguros pero que no necesitan tener un guardaespaldas cada vez que salen de sus casas, me alegró mucho ver que me contestaban de todo el mundo y me decían que estaban de acuerdo conmigo, que compartían mi punto de vista de que parece que estamos viviendo en tiempo de guerra, y así nos dimos cuenta de que éramos muchos los que pensábamos lo mismo.

– Vd. que es periodista ¿no le sorprendió la cobertura y el tratamiento que dieron a su caso los medios de comunicación?
Desde luego cambió mi vida. Escribo dos columnas a la semana en medios de comunicación y ojala todo lo que yo escriba tuviera siempre esa resonancia internacional. Pero he estado escribiendo esas columnas desde hace unos 8 años y esta es la única que parece haber despertado el interés de la gente, incluso había hablado de este tema antes y nadie parecía demasiado interesado, pero esta vez, a lo mejor porque era mi propio hijo y no reflexionaba sobre algo más abstracto, fue como si se encendiera un fuego. Y desde entonces he escrito muchas columnas que a la gente no les ha despertado mucho interés.

– ¿Qué les aconsejaría a los padres para provocar que dejen más libertad a sus hijos y que pierdan el miedo?
Que se den cuenta de que somos parte de una comunidad, salir por la noche, sentarse delante de tu casa, crear un poco ese sentimiento de padres que cuida a los niños, pero estableciendo un poco de distancia con los hijos durante el día. Otro consejo sería que los padres se dejaran algún día el móvil en casa para que los hijos no les puedan llamar y puedan tomar sus propias decisiones y para que sean más y más independientes, y así los acostumbramos también a no tener que decirles a cada segundo que es lo que tienen que hacer.

  1. No puedo estar mas de acuerdo con esta “mala madre”, de quien no había oído hablar, ya que siempre he pensado que hay que educar a los hijos en la responsabilidad, e ir dándoles ese margen de autonomía, en función de la edad , capacidad y respuesta que ellos nos den…a veces aunque estés con miedo por dentro…Hay que balancear libertad y protección , darles confianza y animarles a afrontar la vida… aunque a veces nos cueste desprendernos…

Deja tu comentario