La conducción en verano

MADRID, 2 de Agosto de 2009.
agosto2009

Hablar de operación salida es hablar del verano y es hablar de un notable incremento de desplazamientos de vehículos que afectan tanto a la fluidez del tráfico como a la seguridad de las personas.

Las previsiones de la DGT apuntan a que en España se producirán un total de 84 millones de desplazamientos durante los meses de julio (40.550.000) y agosto (43.450.000). Mirando atrás, es la misma cifra del verano del año pasado, cuando se registraron también 84 millones de desplazamientos (40,3 millones en julio), con una disminución de un 4,5% respecto a los 88 millones del verano de 2007.

Como viene ocurriendo desde hace algunos años, el comienzo de vacaciones no suele realizarse los días 1 o 15 como antes, sino que se aprovechan los fines de semana para realizar los viajes. Por este motivo y atendiendo al incremento de intensidad circulatoria, la DGT ha previsto la colocación de dispositivos especiales de regulación y control del tráfico durante todos los fines de semana del periodo estival, intensificándose durante los primeros fines de semana de cada mes y dando lugar a las llamadas operaciones salida o regreso.

Atendiendo a este criterio, la primera operación salida del verano 2009 tuvo lugar el viernes 3 de julio y se desarrolló hasta el domingo 5, con 3.950.000 desplazamientos. También se han puesto en marcha dispositivos especiales
para las siguientes fechas: 31 de julio, 1 y 2 de agosto, en la llamada Operación 1º de Agosto, así como para el 29, 30 y 31 de agosto “Operación Fin de agosto”.

Además del aumento de desplazamientos en vehículo tanto en días laborales como en fin de semana, hay que destacar la mayor presencia por las carreteras de vehículos de turistas extranjeros y magrebíes en viaje hacia sus países de origen.
Para ellos, la DGT ha habilitado a lo largo de las carreteras una serie de áreas de descanso e información, dentro de la Operación Tránsito que comenzó el 15 de junio y que se desarrollará hasta el 15 de septiembre.

Para facilitar los desplazamientos de esta primera operación, la DGT tiene previsto
una serie de medidas reguladoras de la circulación, entre las que destaca la
instalación, mediante conos, de un carril adicional en el sentido contrario en las
principales carreteras próximas a las grandes ciudades, así como el establecimiento
de itinerarios alternativos a las carreteras más concurridas. También quedará restringida la circulación de vehículos de mercancías peligrosas y transportes especiales, al igual que la de los camiones de masa máxima autorizada de
más de 7.500 Kg en determinadas carreteras de especial intensidad, en horario y días determinados y se suspenden las obras en fase de ejecución entre las 13 horas del viernes y las 24 del domingo.

Al servicio del conductor

Para que todo se desarrolle con normalidad, Tráfico pone al servicio del ciudadano
todos los medios humanos y técnicos de los que dispone, destacando la presencia en carretera de 9.300 Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (400 más que el verano pasado). También cuenta con 700 funcionarios y personal técnico especializado que atenderán labores de supervisión, regulación e información en los distintos centros de Gestión del Tráfico, situados en Madrid, Valencia, Málaga, Sevilla, Zaragoza, Valladolid y A Coruña. Además, se dispone de un circuito cerrado con 1.183 cámaras de televisión, 2.075 estaciones de toma de datos y 1.822 paneles de mensaje variable instalados en las carreteras y 18 helicópteros que actúan en misiones de vigilancia con una cobertura casi absoluta de la red vial.

Para el control de la velocidad, están repartidos por toda la geografía 522 puntos de
verificación de la velocidad, que se suman a los 240 vehículos equipados con radar
para la detección de infracciones en movimiento.

Asimismo, la Dirección General de Tráfico ofrece gratuitamente información del estado de la circulación y de las incidencias que pueden afectarla, desde teléfono móvil, Internet, teletexto, teléfono fijo y en los boletines informativos de radio.

Además de dichos medios, la actitud responsable de los conductores es esencial para que no se produzcan accidentes. El uso del cinturón de seguridad, tanto en los
asientos delanteros como en los traseros, y por supuesto en los niños, la utilización
del casco, la velocidad adecuada a las circunstancias de la vía, el no consumo de alcohol… son mensajes que toda la ciudadanía conoce, pero que a la hora de ponerse al volante no todos adoptan.

Campaña especial de control de alcoholemia

Este verano, Tráfico quiere llamar la atención especialmente sobre el alcohol y la
conducción. Aunque el porcentaje de conductores que han dado positivo en los
controles de alcoholemia está bajando, todavía hay personas que conducen con tasas de alcohol por encima del límite permitido. Para llamar la atención sobre los peligros que entraña esta conducta, se llevará a cabo una campaña de alcoholemia y se intensificarán los controles a los conductores. No hay que olvidar, que en los últimos doce meses, 19.000 conductores han sido detenidos por conducir con altas tasas de alcoholemia.

Campaña en los medios

Las medidas de vigilancia y regulación anteriormente explicadas, se complementarán con una campaña de concienciación que podrá verse y escucharse durante los meses de julio y agosto en televisión, radio e internet.

Con los anuncios se intenta comunicar a los conductores un mensaje general de
prudencia y responsabilidad con la expresión “todos conocemos las normas de
circulación; todos sabemos como se hace ¿Por qué no lo hacemos?”

Todavía siguen siendo muchos

A pesar de que la siniestralidad en verano está bajando, todavía son muchos los
fallecidos y heridos que tienen lugar en esta época. En los meses de julio y agosto del pasado año se produjeron 389 accidentes de tráfico mortales en los que fallecieron 447 personas, lo que representa un descenso del 17,5% (95 fallecidos menos) respecto a los 542 fallecidos del 2007.

Especial atención a los motoristas, ya que el mes de julio del pasado año se registraron 231 fallecidos, de los cuales, 35 fueron motoristas. Más de uno por día. En todo el verano murieron 71 motoristas, 100 en 2007 y 77 en el verano de 2006.

Respecto a los heridos graves, en verano de 2008 se registraron 2.333 en accidentes de carretera, 523 menos que el año anterior (-18,3%) y 1.812 menos que en el año 2003 (-43,7%).

Perfil de la accidentalidad del verano

Entre las características principales de los accidentes producidos durante el verano del año pasado, destaca la salida de vía como el accidente mortal más frecuente con el 47,8% y el periodo de tarde (entre las 14:00 y 20:00 horas) como la franja horaria que mayor número de fallecidos registra. Asimismo, el 23% de los fallecidos no usaba el cinturón de seguridad y el porcentaje mayor de fallecidos tenía entre 25 y 44 años. Por tanto, atención a los desplazamientos cortos y por la tarde, a las velocidades inadecuadas, a las distracciones y al uso correcto del cinturón de seguridad, ya que éste salva vidas.

Calor o frío
Según datos de la consultora Prevensis, la temperatura de un automóvil depende de la temperatura exterior, la superficie del automóvil que está expuesta a la radiación solar, el color exterior, la tapicería, la ventilación del habitáculo, el número de ocupantes y el calor que estos desprenden por el tipo de tejido y el color de sus ropas. Incluso el propio calor del motor puede provocar que, en días moderadamente calurosos, con temperaturas entre 15 y 20º C, se alcancen en el coche entre 20 y 35º C, es decir, hasta 15º C mayor que la temperatura del exterior.
La temperatura en el habitáculo del automóvil es un factor determinante para el uso correcto del mismo. Una temperatura excesiva puede provocar sueño, fatiga y agresividad, que inciden directamente sobre cuatro aspectos básicos: el cuidado, atención y obtención de información; el poder y la velocidad de reacción ante una circunstancia determinada; el nivel de estrés; y la duración en la conducción, ya que con más calor es más difícil aguantar mucho tiempo al volante.
Según un estudio realizado por el grupo Frape Behr -dedicado a la producción y venta de equipos de climatización y refrigeración del automóvil-, revela que con estrés y calor aumentan los fallos en la conducción porque no se ven las señales de la misma forma, hay reacciones más tardías y es más difícil mantenerse en el carril. Se calcula que a 37º C se hacen más del doble de movimientos correctores durante la conducción que en condiciones normales. Además, aumentan los despistes y el tiempo de reacción, mientras que el rendimiento visual es más reducido. Respecto a la agresividad que causa, está demostrado que la influencia del calor carga de hostilidad a quien conduce. De hecho, aumenta significativamente el número de veces que toca el claxon en un semáforo o en un atasco, así como la impaciencia. Las conclusiones del estudio de Frape Behr determinaron que a 38 grados y por encima del 70% de humedad el claxon llegó a ser accionado de forma continuada por un 34% de las personas que participaron en la investigación.
Otro estudio relacionado con el calor en verano y la conducción es uno realizado por la Fundación Española para la Seguridad Vial en el que se señala que cuanto más cálida sea la ciudad donde se viva o se veranee, más conveniente es optar por un utilitario claro, ya que un vehículo oscuro aumenta el termómetro en 10 grados. Además, una temperatura interior en el vehículo entre 35 o 40 grados centígrados es igual de peligrosa que haberse bebido cinco cañas. Con ese calor, el conductor deja de percibir entre el 15 y el 20% de las señales de tráfico y sus errores se incrementan hasta en un 35%.

Para solventar esa situación el aire acondicionado es una solución pero también puede ser un  problema. La temperatura ideal en el interior del vehículo está entre 24 y 19 grados, pero además no debe dar directamente a la cara ya que puede producir dolor de cabeza, migrañas y lagrimeo y sequedad si lleva lentillas. Lo que sí se ha contrastado es que el aire acondicionado reduce en un 20% la posibilidad de sufrir un accidente de tráfico.

Consejos de la DGT para la conducción en verano

  • El consumo de alcohol por los conductores es incompatible con la conducción. No ingiera ninguna bebida alcohólica si va a conducir. Al volante cero de alcohol.
  • Debemos ser estrictos con el cumplimiento de todas las normas de circulación.
  • Adopte las mismas precauciones al realizar desplazamientos cortos que en los de largo recorrido.
  • El viaje debe prepararse previamente obteniendo información sobre el trayecto a utilizar y revisando el vehículo.
  • Siempre, en cualquier desplazamiento, ya sea de corto o largo recorrido, deben utilizarse los sistemas de seguridad adecuados. Cinturón, casco o sillas infantiles pueden salvarnos la vida.
  • Por motivos de visibilidad, es preferible realizar el viaje en horas diurnas.
  • Durante el viaje se deben realizar descansos cada dos horas aproximadamente. La desatención en la conducción es el principal factor desencadenante de accidentes graves.
  • La velocidad debe ser la adecuada a las circunstancias y a la vía por la que circulamos. En autopistas y autovías la velocidad máxima permitida para turismos y motocicletas es de 120 km/h.

Otros consejos para circular con calor

  • Encender el aire acondicionado del vehículo o airear el habitáculo bajando las ventanillas.
  • Llevar bebidas frescas, no alcohólicas y hacer paradas frecuentes para rehidratarse, airear el vehículo y relajarse.
  • Durante las paradas, detenerse en zona de sombra y, si es en sol, no dejar a personas mayores, niños o animales dentro del vehículo.
  • Vigilar y controlar la temperatura del motor.
  • No hacer comidas demasiados abundantes ni ricas en grasas.

Información: www.dgt.es y www.consumer.es

Deja tu comentario