Conducir con las luces encendidas salvaría la vida de 225 personas por año en nuestro país

MADRID, 4 de Mayo de 2009.
luces

Mayor visibilidad, seguridad y escaso coste para el ciudadano, son algunas de las ventajas de esta nueva medida, que será obligatoria a partir del 2011.

Llevar las luces de cruce encendidas mientras se conduce salvaría la vida de 225 personas por año en nuestro país. Esta es la principal conclusión que se extrae del estudio presentado recientemente sobre la implantación en nuestro país de las Luces de Conducción Diurna, realizado por la empresa Applus+ IDIADA., después de analizar las características de los accidentes de los últimos años.

Entre las ventajas que supone llevar encendidas dichas luces, destaca la de la
visibilidad. Con luces encendidas, un vehículo es percibido a una distancia de 240
metros, en cambio, si no lleva luces, esa distancia se reduce hasta los 20 metros. Las estimaciones de distancia de seguridad, detección y velocidad son también más
seguras y se mejora la identificación de los coches.

La utilización del alumbrado diurno ya es obligatoria durante todo el año y en todas las vías en algunos países de la Unión Europa como Finlandia, Suecia, Noruega, Islandia, Dinamarca, República Checa o Polonia. En cambio, en otros es obligatorio en algunas vías y en determinadas estaciones del año.

En España todavía es una recomendación que se hace, sobre todo, en las estaciones con menor luz solar, pero a partir de febrero de 2011, será obligatorio tal y como se recoge en Directiva Comunitaria publicada en septiembre del pasado año: “todos los vehículos que salgan de fábrica deberán ir equipados con sistemas LCD, que llevarán lámparas de bajo consumo y automáticas al arranque”.

Pero no todo son ventajas. El estudio presenta también algún efecto negativo como la posibilidad de que un coche sin LCD pueda quedar enmascarado en determinadas
circunstancias, deslumbramientos o la menor notoriedad de las motocicletas respecto al resto de vehículos. A este respecto, la visibilidad de las motos, se vería reducida en el peor de los casos a un 0,31%, pero por el contrario, los motoristas también verían mejor a los coches y por tanto se beneficiarían de esta medida.

En cuanto al posible aumento de consumo y emisiones, los resultados muestran que el uso de las LCD supone un incremento de consumo de un 0,25%, cantidad
despreciable comparado con los valores entre 6,44% y 9,55% que resultan de cargar el vehículo con más de 400kg. Además, el coste al usuario sería despreciable, del orden de los 22 céntimos de euro al mes, frente a los 5,62 € al mes que le costaría circular con el vehículo totalmente cargado. Respecto a las emisiones de CO2, el uso de las LCD aumentaría tan solo un 2,33%.

Información: www.dgt.es

Deja tu comentario