España quiere aumentar sus áreas marinas protegidas

MADRID, 4 de Marzo de 2009.
areasmarinas

Oceana y la Fundación Biodiversidad han presentan una propuesta para aumentar el  número de áreas marinas de importancia ecológica en el Atlántico Sur y en el Mediterráneo español.

Cuando apenas faltan tres años para que se cumpla el plazo dado por Naciones Unidas para la protección de, al menos, el 10% de la superficie marina mundial, España aún necesita aumentar rápidamente el escueto 0,5% de áreas protegidas con los que hoy en día cuenta. Para ello, será necesario un ritmo de protección de casi 65 km2 al día.

En esa línea se dirige la “Propuesta de áreas marinas de importancia ecológica: Atlántico Sur y Mediterráneo español”, un informe científico fruto de la investigación realizada por Oceana con el apoyo de la Fundación Biodiversidad. El estudio incluye una propuesta de 25 espacios marinos, la mayoría de los cuales no están protegidos, y que, dado su valor ecológico, Oceana propone para su protección.

La declaración de nuevas áreas marinas protegidas en lugares como el seco de los Olivos (Andalucía), las montañas submarinas del canal de Mallorca (Baleares), los cañones de Palamos y Creus (Cataluña), el seco de Palos (frente a Murcia) o el cabo de la Nao (Comunidad Valenciana), junto a la ampliación de zonas ya protegidas como Columbretes, Alborán o Doñana, son algunas de las propuestas realizadas por Oceana y que se incluyen en este estudio sobre más de medio centenar de lugares del Mediterráneo español y aguas atlánticas adyacentes.

España cuenta actualmente con más de 5.000 kilómetros de aguas marinas bajo distintas figuras de protección, pero sería necesario aumentar esta cifra hasta alrededor de 100.000 km2. Según el Convenio de Biodiversidad de Naciones Unidas, con el objetivo de frenar la pérdida de diversidad biológica en los océanos, en el 2012, al menos el 10% de la superficie marina deberá estar protegida. Pero, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, sería recomendable aumentar este porcentaje hasta un 20%-30% para cumplir este objetivo.

El Gobierno español, a través de la Fundación Biodiversidad, fundación pública del Gobierno de España dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, ha puesto en marcha un ambicioso proyecto, LIFE+ INDEMARES, que cuenta con financiación de la Comisión Europea, para estudiar nuevas áreas potenciales para su conservación. En este proyecto, en el que colabora Oceana, se van a investigar 10 áreas marinas, entre las que se incluyen varias de las mencionadas anteriormente, para proponerlas para su protección a través de su inclusión en la Red Natura 2000. No obstante, todavía se necesitarían nuevas zonas y más superficie protegida para contribuir a los objetivos internacionales.

Por este motivo, Oceana, con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, está analizando fondos marinos en todas las aguas españolas para poder presentar una red de espacios protegidos más completa que incluya una mayor diversidad de ecosistemas, hábitats y especies marinas.

Información: www.fundacion-biodiversidad.es

Deja tu comentario