Cataluña implanta la velocidad variable en sus carreteras

MADRID, 8 de Febrero de 2009.
velocidadvariable

El Servei Català de Trànsit (SCT), desde el pasado mes de enero, ha puesto en funcionamiento este nuevo sistema de gestión variable, de momento en plan piloto. Esta medida se aplica en cumplimiento de un acuerdo del Gobierno de la Generalitat de Catalunya y tiene tres objetivos básicos: reducir congestiones, mejorar la seguridad vial y reducir la contaminación en la Región Metropolitana de Barcelona.

La velocidad variable se ha empezado a aplicar en la C-31, desde Castelldefels hasta la plaza Cerdà de Barcelona (19,4 km), y en la C-32, en el tramo comprendido entre Castelldefels y el nudo de Llobregat (14,3 km), ya que estas dos vías acumulan mucha densidad de tráfico. Los accesos sur concentran el 53% de la movilidad registrada de entrada y salida a Barcelona y la autovía de Castelldefels y la autopista del Garraf forman parte de estos accesos. Además, está zona está afectada también por el acceso al aeropuerto del Prat de Llobregat.

El límite máximo de 80 km/h no se modificará durante las noches mientras los indicadores de contaminación no se sitúen en los umbrales establecidos por la UE y se garantice que no aumentan los accidentes.

Para desarrollar este proyecto, el Servei Català de Trànsit (SCT) ha dispuesto un equipamiento que permitirá evaluar en cada momento las vías de aplicación del control dinámico de la velocidad, evitar variaciones bruscas de la limitación y garantizar el cumplimiento de la medida. Este nuevo equipamiento incluye, entre otros, 175 señales luminosas, que estarán ubicadas en pórticos a cada kilómetro, y señales laterales en los accesos a las carreteras. Asimismo, el sistema funcionará a través de una red de comunicaciones en fibra óptica que conecta el equipo de campo con el Centro de Información Viaria de Cataluña (CIVICAT) del SCT, desde donde se llevará el control central de la aplicación de la medida. También se han instalado diversas estaciones para la recogida de datos aproximadamente cada 500 metros así como equipos de lectura de matrícula para calcular el tiempo de recorrido de los vehículos.

El sistema de velocidad variable se extenderá desde la AP-2/B-23 hasta la Diagonal de Barcelona después del verano del 2009 y el año siguiente (2010) la medida llegará a los accesos norte de la capital catalana.

Información: www.gencat.net/transit/

Deja tu comentario