Attitudes participa en Micropolix, el primer centro de ocio educativo infantil de Europa

MADRID, 2 de Enero de 2009.
Micropolix

Attitudes participa de forma activa en Micropolix, el primer centro de ocio educativo infantil creado en Europa, que ha abierto oficialmente sus puertas en San Sebastián de los Reyes durante el pasado mes de diciembre.

Los valores que Attitudes, el programa de responsabilidad social de Audi, aporta a Micropolix van vinculados al ámbito de la educación y la seguridad vial y se concretan en las actividades de la Escuela y el Parque de Educación Vial de la ciudad.

En la Escuela de Educación Vial (Autoescuela), los niños podrán obtener el carnet de conducir de Micropolix mediante unas pruebas teóricas y un simulador de prácticas. Posteriormente, en el Parque de Educación Vial, los niños podrán conducir unos karts eléctricos por el circuito cerrado señalizado, así como participar en otras actividades complementarias como repostar en la gasolinera, acceder al carnet por puntos, etc.

Ubicado dentro del área del Centro Comercial y de Ocio Alegra, Micropolix recrea una ciudad en la que a lo largo de calles, plazas y edificios, en un recinto cubierto de 9.000 metros cuadrados, se desarrollarán juegos y actividades lúdicas y educativas. En ella, los niños y niñas de 5 a 13 años, tendrán la oportunidad de aprender los valores de la convivencia, jugando a ser mayores.

La colaboración de Attitudes en Micropolix es un complemento educativo a la labor que en materia de educación vial desarrolla desde el año 2000 a través de su Escuela Infantil de Educación Vial, que ha supuesto la participación de más de 40.000 niños de diferentes ciudades españolas. Supone una oportunidad excelente para llegar a muchos más niños, ya que se esperan 350.000 visitantes durante el primer año.

Para el desarrollo de esta actividad, se ha adaptado el programa educativo de Attitudes, cuyo principal objetivo es fomentar una cultura vial positiva entre los niños (peatones, pasajeros y conductores del futuro) que prevenga y reduzca la siniestralidad vial entre la población infantil.

¿Cómo es Micropolix?
En Micropolix los niños y niñas podrán jugar a ser mayores en una ciudad hecha a su medida. Una ciudad llena de vida estructurada en barrios, distritos postales, calles con semáforos y plazas con edificios modernos, antiguos o de corte institucional. En todos ellos se desarrollarán actividades que recrean lo que se puede encontrar en la vida real, aunque interpretada de forma que sea atractiva y educativa para los niños.

Micropolix contará con 54 espacios tematizados donde los niños y niñas podrán desarrollar hasta un centenar de profesiones diferentes. En una primera fase se ha abierto con 29 actividades y paulatinamente se irán inaugurando nuevas hasta alcanzar las 54 antes mencionadas.

Las actividades disponibles en la ciudad desde su apertura son las siguientes: escuela y circuito de educación vial, avión (escuela de aviación), estación de servicio, alquiler de coches, servicio de transporte urgente, periódico, plató de TV, emisora de radio, discoteca, central de reciclaje, escalada, biblioteca, hospital, laboratorio de investigación, supermercado, teatro/cine, banco, ayuntamiento, gobierno, academia de policía, torre de bomberos, pasarela de las modas, oficina de empleo, ciber-café, instituto de la energía, universidad, centro de salud interna, tienda y galería de arte.

La puesta en marcha de Micropolix ha supuesto una inversión de 20 millones de euros. La ciudad está construida en un recinto cubierto de 9.000 metros cuadrados, emplea a más de 200 personas y está previsto que acoja a unas 2.000 personas al día.

La previsión de visitantes que ha realizado la Dirección del parque es de 350.000 durante el 2009, de 450.000 en el 2010 y de 520.000 en el 2011.

Ocio educativo: aprendizaje a través del juego y la diversión
Una expresión que define el ocio educativo es la de “aprender jugando”. Es añadir un componente educativo a una actividad lúdica, aprovechar un momento de ocio para transmitir una serie de valores positivos.

Micropolix pretende contribuir al desarrollo personal de los niños y niñas a través de una serie de aprendizajes que se van a dar en la ciudad (en las actividades, compartiendo espacios y tiempos con otros niños y niñas, en el propio modelo de ciudad que van a encontrar…). Este objetivo se logrará gracias a esta metodología centrada en el juego que además de ser una de las actividades más significativas de la infancia es necesaria para el desarrollo intelectual, físico y sensorial del niño.
De esta manera, la ciudad reunirá en un mismo espacio la magia y diversión de los grandes parques de ocio; y el aprendizaje o refuerzo de algún conocimiento, destreza o actitud en un momento en que los niños están alegres, contentos y relajados.

Las actividades están diseñadas para complementar algunos de los objetivos y contenidos propios de la etapa de primaria. El trabajo previo con los colegios a través de un material didáctico realizado para ellos, y la labor de los profesionales cualificados que atenderán a los niños en la ciudad serán también muy importantes para lograr estos objetivos.

Algunos de los objetivos que se pretende trabajar son: conocer y valorar las normas y valores de convivencia que rigen la vida en sociedad; reconocer y valorar las diferencias (igualdad de género, diferentes culturas, no discriminación de las personas con discapacidad…); conocer el propio cuerpo así como hábitos de salud e higiene; asumir responsabilidades; aceptar las normas y reglas que se establecen democráticamente; conocer y valorar el medio ambiente y los comportamientos que favorezcan su cuidado.

Las actividades escolares se han preparado con la ayuda de la opinión de cerca de 300 colegios de la Comunidad de Madrid y provincias limítrofes (tanto en reservas, precios, contenidos educativos…). Con sus aportaciones se han diseñado circuitos específicos en torno a un área temática que complementa la programación escolar.

Los itinerarios temáticos diseñados para la visitas de los colegios se centran en tres grandes ámbitos: La ciudad se cuida, que abarca temas tales como la sanidad, la prevención y el medio Ambiente; Participa de tu ciudad, con eje como la sociedad, el ocio y la cultura; y Muévete en la ciudad., con la educación vial, los transportes y los medios de comunicación como principales centros de interés.

Patrocinadores
En el proyecto, como patrocinadores de actividades, Micropolix cuenta con la participación de diferentes empresas privadas que comparten su interés por fomentar la educación de una forma lúdica.

Los patrocinadores que colaboran son empresas con unos valores de marca consolidados, pioneras en su sector de actividad y con una trayectoria sólida en materia de Responsabilidad Social Corporativa. Entre otras, las empresas que participan actualmente en Micropolix son: Attitudes-Audi, Cadena SER, Cartoon Network, Coca Cola, Comunidad de Madrid, Ecoembes, El País, El Corte Inglés, Génesis, Grupo SM, Seur y Telefónica, además de instituciones como la Comunidad de Madrid o el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes.

Evolución del concepto, del ocio al ocio educativo
Internacionalmente, el concepto de “parque especialmente pensado para los niños” que ha inspirado a Micropolix tiene su origen en toda una serie de proyectos y realizaciones anteriores, entre los que cabe destacar:

– La República de los Niños, parque construido completamente a escala e inaugurado en 1951 en La Plata, Argentina. Este parque fue visitado por Walt Disney y cuenta con el especial honor de ser una de las referencias que acabarían inspirando el parque Disneyland en Anaheim.

– El Museo de los Niños de Caracas, primero en Latinoamérica de estas características (1972), incorporando ciencia y tecnología al concepto “aprender jugando” (concepto anglosajón de “edutainment”), que ya apuntó el mismo Walt Disney.

– Es importante la línea que marca el Papalote, Museo del Niño de México DF, basado en el concepto RED POP (red de popularización de la ciencia), desarrollado en Australia. Este parque “indoor” inaugurado en 1996, une estos conceptos con el del patrocinio de marcas especialmente preocupadas por la Responsabilidad Social Corporativa. De este planteamiento nacen proyectos como el Museo de los Niños Abasto en Buenos Aires, la Ciudad de los Niños (Kidzania), también en México DF y Wannado, en Miami. El gran éxito de estos dos últimos ha llevado a la creación de “ciudades” de este tipo en Monterrey, Tokio y en un futuro cercano, Nueva York.

En España, el concepto mas claro y cercano que tenemos en lo que se refiere al “edutainment” está en ejemplos como Cosmocaixa, que inició su andadura en Barcelona en 1981 y ampliado en 2004 y en Madrid, inaugurado en el 2000, ambos dedicados fundamentalmente a la ciencia. Otras propuestas que desarrollan en mayor o menor medida este componente son Faunia, también en Madrid y Dinópolis en Teruel.

Información: www.micropolix.com

Deja tu comentario